La vacunación de tu mascota

29/08/2014



   La vacunación se basa en inocular a nuestro animal una sustancia llamada antígeno, que es capaz de estimular el sistema inmunitario de forma específica frente a un agente patógeno (virus, bacteria, parásito, toxina…). En algunas vacunas este antígeno es el propio agente patógeno muerto y en otras está vivo pero “atenuado”, para que así no provoque la enfermedad. Los antígenos vacunales estimulan una respuesta inmunitaria específica y con memoria. Así, si el patógeno infecta a un animal, su sistema inmune lo reconoce de inmediato y lucha mejor contra él, evitando que se desarrolle la enfermedad. Estas vacunas permiten que los animales desarrollen sus propias defensas, igual que se desarrollarían en un “proceso natural”, pero con la ventaja de que en estas circunstancias nuestra mascota no se enfrenta al agente patógeno que se encontraría en el medio ambiente, sino a una versión mucho más “light” que es incapaz de provocar la enfermedad. Sí que es cierto que cuando la inmunidad se adquiere de manera natural ésta suele ser más duradera, mientras que la se adquiere mediante las vacunas es más corta, por eso es tan importante ir administrando recuerdos periódicamente.

   Para que las vacunas protejan a tu mascota adecuadamente frente a las enfermedades para las que vacunamos es necesario que completes de manera correcta el protocolo inicial que establecerá tu veterinario cuando el animal es un cachorro - protocolo llamado primovacunación – y que después realices las sucesivas vacunaciones cuando el animal ya sea adulto.

   El veterinario es el único que está cualificado para decidir si se debe vacunar o no a tu mascota. Normalmente sólo se vacunan aquellos animales que han sido sometidos a un examen físico completo y el resultado de éste ha sido satisfactorio. Además es muy importante que antes de vacunar desparasites al animal, ya que los parásitos pueden llegar a alterar su respuesta inmunitaria y se produciría una disminución en la eficacia de la vacuna. Otro factor a tener en cuenta es si tu mascota está siendo tratada con algún medicamento, ya que también hay fármacos que pueden alterar la respuesta inmunitaria. Ante cualquier duda sobre si se podrá o no vacunar a tu compañero consulta a tu veterinario, él es quien mejor te podrá aconsejar sobre qué hacer en cada caso concreto.

   Las vacunas pueden producir una serie de reacciones adversas (al igual que cualquier medicamento). Las que puedes llegar a ver son:

    - Reacciones alérgicas: dependen del sistema inmune de cada animal, por lo tanto son individuales e imprevisibles. Pueden ir desde una hinchazón del morro o de la cabeza a la aparición de habones o urticaria. Rara vez son más graves, como un shock anafiláctico; aunque si éste se diera jamás se debería volver a usar esa vacuna en ese animal.

    - Reacciones generales: fiebre, apatía, vómitos, diarreas, etc… Pueden ser de mayor o menor gravedad y duración, pero normalmente son transitorias.

    - Reacciones locales leves: dolor, inflamación, nódulos, etc… Son procesos reversibles y benignos, aunque resultan más llamativos y dolorosos en animales pequeños.

    - Reacciones locales severas: úlceras, necrosis, etc… Son casos excepcionales y se aconseja, si se dan, no volver a vacunar a ese animal con esa vacuna.

    - Bajadas de tensión: son reacciones que no se producen a causa de la propia vacuna sino como respuesta del animal al miedo, al dolor o al estrés producido durante la vacunación. Se dan con más frecuencia en animales nerviosos y de pequeño tamaño.

   Siempre que se produzca una reacción adversa debes ponerte en contacto con tu veterinario para que evalúe al animal e instaure, si es necesario, un tratamiento que haga mejorar a tu mascota.

   Esperamos que este breve texto te haya aclarado algo más sobre el tema de la vacunación, algo que hacemos muy a menudo con nuestras mascotas y que en ocasiones se vuelve un “acto de fe”, razón por la cual nos decidimos a hablar sobre ello. Hay que pensar que ningún medicamento ha salvado tantas vidas como las vacunas (y no nos estamos refiriendo sólo al mundo de los animales de compañía) y que se han conseguido erradicar enfermedades muy peligrosas gracias a ellas.
  
   Si tienes cualquier duda respecto al tema no dudes en consultarnos por cualquiera de las vías habituales!

Clínica Batec

  • CLÍNICA: 93 269 64 87
  • MÓVIL: 606 59 51 37
  • MAIL: batecvets@gmail.com


Localización

C/Bartrina, 21 - Barcelona

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +